Page header image

Parálisis de Bell

(Bell's Palsy)

¿Qué es la parálisis de Bell?

La parálisis de Bell es una debilidad o parálisis del nervio facial. Los nervios a ambos de la cara de su hijo controlan el movimiento de los músculos de ese lado. Cuando un nervio facial está débil o paralizado, ese lado de la cara de su hijo "se cae" y puede serle difícil sonreír o cerrar el ojo de ese lado. La severidad de la parálisis de Bell puede variar entre una debilidad moderada y una parálisis total de un costado de la cara.

¿Cuál es la causa?

No se conoce la causa exacta de la parálisis de Bell. Una causa posible es que un virus, o la reacción del cuerpo a un virus, hacen que el nervio facial se inflame o irrite. Cuando ocurre esto, el nervio ya no puede controlar los músculos faciales. Los músculos su pueden poner débiles y usted pierde parte o todo control sobre los músculos por semanas o meses hasta que el nervio sana.

Otra posible causa puede ser la enfermedad de Lyme, una infección causada por la mordedura de una garrapata infectada.

¿Cuáles son los síntomas?

El primer síntoma puede ser un dolor detrás de la oreja. Después ese costado de la cara quedará débil o paralizado.

Otros síntomas pueden incluir:

  • Ojo lloroso
  • Un ojo que no cierra por completo
  • Reducción del gusto
  • Un cambio en la audición
  • Problemas para sonreír, beber o masticar de un lado de su boca
  • Arrastra sus palabras al hablar

Los síntomas pueden aparecer en pocas horas o en el curso de un par de días. Cuanto más rápido aparezcan los síntomas, más severa será probablemente la debilidad o parálisis.

Aunque poco común en niños, si los síntomas de su hijo se desarrollan rápidamente--por ejemplo en 30 a 60 minutos, vea a un profesional médico de inmediato. Su profesional médico querrá ver si su hijo puede estar teniendo un accidente cerebrovascular.

¿Cómo se diagnostica?

Su profesional médico le hará preguntas sobre los síntomas de su hijo y su historia clínica y examinará a su hijo. Es posible que le realicen pruebas u otros estudios de imagen a su hijo, para buscar otras posibles causas de sus síntomas, como un accidente cerebrovascular o un tumor.

¿Cómo se trata?

Si los síntomas de su hijo son leves, es posible que no necesite tratamiento. Los síntomas comienzan a desaparecer por sí solos dentro de un par de semanas. Si los síntomas de su hijo son más severos, su profesional médico le recetará medicamentos esteroides y puede que también le recete un medicamento antiviral.

Utilizar un esteroide durante mucho tiempo puede tener efectos secundarios serios. Su hijo debe tomar su medicamento esteroide exactamente como se lo recetó su profesional médico. Su hijo no debería tomar más o menos medicamento que lo indicado por su profesional médico, ni por más tiempo que lo recetado. Su hijo no debería dejar de tomar un esteroide sin la aprobación de su profesional médico. Quizás sea necesario reducir la dosis de a poco antes de dejar de tomarlo.

Fisioterapia, incluyendo ejercicios y masajes, pueden ser de ayuda para mantener algo de su fuerza muscular y mantener sus músculos faciales flexibles hasta su hijo sus síntomas desaparezcan.

Si el ojo de su hijo del costado afectado no se cierra por completo, será necesario protegerlo contra problemas como el polvo y evitar que se seque demasiado. Para proteger el ojo se puede colocar un parche o usar gotas o ungüento para los ojos. Si no se protege el ojo, su hijo puede llegar a perder la vista en ese ojo.

Si a pesar de la debilidad, su hijo todavía presenta con por lo menos un poco de movimiento muscular, su hijo tiene una buena posibilidad de tener una recuperación completa. Si su hijo tiene una parálisis total (es decir, no tiene movimiento alguno de los músculos faciales), su hijo probablemente no va a recuperar el movimiento muscular por completo.

Hasta los casos moderados de parálisis de Bell pueden durar varias semanas. Pueden pasar meses antes de saber cuánto control muscular su hijo podrá recuperar.

Es raro tener la parálisis de Bell más de una vez. Si su hijo sufre nuevamente de parálisis facial, es posible que sea causada por otro problema y tendría que hacerlo ver de inmediato por un profesional médico.

¿Cómo puedo cuidar a mi hijo?

  • Cumpla con todo el tratamiento recetado por el profesional médico de su hijo.
  • Dele a su hijo un medicamento de venta libre para aliviar el dolor, como acetaminofeno (acetaminophen), ibuprofeno (ibuprofen) o naproxeno (naproxen).
    • Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (NSAIDs, por sus siglas en inglés), como el ibuprofeno y naproxeno, pueden causar sangrado de estómago y otros problemas. Lea la etiqueta y dele a su hijo la dosis indicada.
    • Acetaminofeno pueden causar daño al hígado u otros problemas. Lea las etiquetas cuidadosamente y dele a su hijo la dosis correcta tal como se recomienda. No le dé más dosis de lo indicado. Asegúrese de no darle demasiado a su hijo, controlando otros medicamentos que su hijo toma para ver si estos también contienen acetaminofeno. A menos que se lo recomiende el profesional médico, su hijo no debe tomar este medicamento por más de 5 días.
  • El calor húmedo puede ayudarle a su hijo a relajar los músculos y permitirle mover los músculos faciales con más facilidad. El calor húmedo incluye almohadillas de calor húmedo que puede comprar en la mayoría de farmacias, un paño o toalla húmeda calentada en la secadora o una ducha caliente. Para prevenir quemaduras de la piel, siga las instrucciones en el paquete y no permita que su hijo se recueste encima de cualquier tipo de almohadilla caliente. No aplique calor existe hinchazón.
  • Coloque una bolsa de hielo, una bolsa de gel o una bolsa de verduras congeladas, envuelta en un paño sobre el área cada 3 o 4 horas, durante 20 minutos cada vez.
  • Intente masajes faciales suaves para ayudarle a su hijo a recuperar más movimiento muscular a medida que se recupera.
  • Acupuntura, estimulación eléctrica o entrenamiento de biorretroalimentación pueden ser de ayuda. Consulte con el profesional médico de su hijo al respecto.
  • Si el ojo de su hijo no se cierra completamente, manténgalo húmedo. Algunas cosas que quizás puedan ayudar para que el ojo de su hijo no se seque demasiado son:
    • Usar lágrimas artificiales cuándo su hijo esté despierto.
    • Aplicarle un ungüento lubricante cuando su hijo esté durmiendo. El ungüento también se puede usar cuando su hijo está despierto, si las lágrimas artificiales no lo protegen lo suficiente. No obstante, el ungüento puede hacer que la visión de su hijo sea borrosa.
    • Usar anteojos o gafas para protegerle el ojo. Su hijo debe usar gafas de sol cuando esté al sol.
    • Tomar medidas adicionales para mantener húmedo el ojo de su hijo cuando esté usando una computadora. En general las personas pestañean menos cuando están frente a una computadora. Tenga las gotas a mano.
  • Un estilo de vida saludable también puede ser de ayuda. Ayude a su hijo a:
    • Seguir una dieta saludable.
    • Mantenga a su hijo en forma practicando ejercicio adecuado para su hijo.
    • Limite la cafeína.
    • Encuentre formas de manejar el estrés.
    • Intente dormir un mínimo de 7 a 9 horas cada noche.
  • Pregúntele al profesional médico de su hijo:
    • Cómo y cuándo le informarán de los resultados de las pruebas de su hijo
    • Cuánto tiempo tardará su hijo en recuperarse
    • Qué actividades debe evitar su hijo y cuándo puede retomar sus actividades normales
    • Cómo cuidar de su hijo en el hogar
    • Ante qué síntomas o problemas tiene que estar alerta y qué hacer si su hijo los tiene
  • Asegúrese de saber cuándo debe regresar su hijo a revisión.
Written by Robert Brayden, MD, Clinical Professor of Pediatrics, University of Colorado School of Medicine.
Pediatric Advisor 2015.3 published by RelayHealth.
Last modified: 2014-11-18
Last reviewed: 2014-07-07
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
Copyright ©1986-2015 McKesson Corporation and/or one of its subsidiaries. All rights reserved.
Page footer image